La Trabajadora Social:Ana María Anguiano Molina​

Ana María Anguiano Molina

Ana María Anguiano Molina

Las políticas públicas dirigidas a los aspectos sociales en México, son limitadas e insuficientes, opina la doctora Ana María Anguiano Molina, quien lleva más de 35 años dedicándose a la investigación, la docencia y la práctica del trabajo social en Jalisco. La investigadora del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades afirma que problemas como el bullying o la situación de calle que viven miles de personas en el estado, pudieron haberse evitado con políticas sociales preventivas.

Su trabajo en investigación sobre estos temas, así como su trayectoria en la docencia, le granjeó el Primer premio internacional a la excelencia en trabajo social, en la categoría de profesional destacado, el cual le fue entregado en marzo, en la Cumbre Mundial de Trabajo Social, realizada en Lima, Perú.

A decir de Anguiano Molina, su propósito profesional ha sido mantener y difundir con su trabajo de investigación una visión innovadora, de solidaridad, justicia y apoyo a la sociedad.

Los proyectos de investigación encabezados por ella incluyen trabajo con grupos vulnerables, como los niños y adolescentes en situación de calle, la seguridad social de las mujeres y la práctica del trabajador social en el ámbito socioeducativo.

Ana María Anguiano concibe este premio como un reconocimiento a los universitarios de esta casa de estudio que, como ella, han empeñado su esfuerzo en el desarrollo social de su comunidad, siguiendo el ejemplo de Irene Robledo, quien fuera su maestra.

“Los trabajadores sociales nos estamos formando con una visión transformadora. La vereda que en algún momento nos abrió la doctora Irene Robledo García, sigue, y tiene grandes méritos”.

La académica del CUCSH se jubiló como investigador titular C, pero actualmente continúa impartiendo algunas clases a nivel maestría y doctorado.

Es autora de 15 libros. Ha publicado en revistas nacionales e internacionales y entre otros reconocimientos fue distinguida con la presea al mérito académico Enrique Díaz de León.

¿Es posible practicar el trabajo social desde otro enfoque que no sea la solidaridad y el respeto?
Creo que la estructura sociopolítica de algunos países, entre éstos el nuestro, ha generado un trabajo social al que llamaría institucional, que no está mal, pero la visión del trabajo social tiene que rebasar a la institución y soportarse en el pilar de la solidaridad, del respeto al ser humano, a la diversidad, a la justicia. Ese tipo de estructuras o normas, deben ser modificadas a través de una investigación constante que haga el trabajador social. Aunque es una carrera que a los ojos del público es práctica, tiene contenido teórico, científico.

¿Hay alguna peculiaridad del trabajo social hecho en México, respecto a otras partes del mundo?
Aquí muchas de las actividades del trabajo social tienen que ver con la institucionalidad. Hay pocas trabajadoras sociales en México y Latinoamérica que realizan actividades independientes. Esto se debe fortalecer. Pensar, por ejemplo, en una casa de descanso, una guardería dirigidas por un trabajador social. Así acontece en Europa, donde los trabajadores tienen más posibilidades de hacerlo.

¿Cuál es su opinión sobre la Cruzada contra el hambre?
Son logros limitados, aportes a medias, oropelescos. Falta profundizar, falta no salir en la foto, pero hacer las cosas, y eso es lo que hacen los trabajadores sociales.

¿Qué puede hacer el Estado para fomentar el desarrollo social?
La prevención es a lo que yo apostaría. Creo que el Estado debe fortalecer esta área, incorporando trabajadores sociales a las escuelas, por ejemplo. En la rehabilitación hay que continuar. Debe ser un ejército de profesionales con trabajo multidisciplinar. Hay que invertirle en serio a la sociedad. Hace falta inversión en los aspectos sociales y preventivos. Ese trabajo preventivo lo pudiera hacer el trabajador social, no como único, sino en equipos multidisciplinarios.

Fuente:  http://www.gaceta.udg.mx
Nota publicada en la edición 795

Una respuesta a “La Trabajadora Social:Ana María Anguiano Molina​”

  1. Siento que el trabajo social en Latinoamérica es más reconocido,en México como que le dan menos importancia e, si hay trabajo social pero como que está más institucionalizado,s.deberia haber más labor de trabajo en la población más vulnerable ect,cómo que le dan poca importancia al trabajo de campo, hay mucha población marginada ,

📋 Las ideas importan,Déjanos un Comentario