Guía para elaborar el Diario De Campo (*incluye plantilla)

Redactar un diario de campo cumple otras funciones útiles para el investigador/a. Adquirir distancia y perspectiva es importante para alcanzar el equilibrio personal. Pero también posibilita la eficacia de la labor intelectiva. Los diarios de campo constituyen un espacio privilegiado para desarrollar las aptitudes descriptivas y analíticas, así como para pensar con libertad. Las ideas aparecen en la medida en que se actúa reflexivamente. Esperar la iluminación es arriesgado. Es más conveniente trabajar, y avanzar posibilidades de lectura del material conforme se registra. Concebir el diario de campo como un ámbito en el que descripción y reflexión se aúnan permite además superar los condicionamientos formales que exige la redacción de artículos o libros. Es lícito, incluso, considerarlo como un espacio para pensar sobre lo que se lee. Un diario de campo prosigue mientras dura la investigación. Sus posibilidades persisten una vez finalizado el contacto con los/as informantes.*

Guía para elaborar el Diario De Campo

Instructivo para la elaboración del Diario de Campo

Plantilla Básica Diario de Campo

Todo diario recibe su nombre de la disciplina que comporta su redacción. Se debe escribir día a día. Pero no siempre se logra. A veces, el flujo de información parece que se estanca. Las observaciones, las declaraciones, se vuelven repetitivas. La frescura de las primeras aproximaciones y la capacidad de identificar aspectos sorprendentes va disminuyendo conforme avanza la investigación. Hay días en los que es difícil encontrar algo sobre lo que escribir. La monotonía impera. Esos días constituyen una buena ocasión para releer el diario. Su revisión permite refrescar la memoria, recordar detalles que pueden sugerir nuevos enfoques y estrategias para proseguir la investigación. Volver al diario de campo permite detectar regularidades en las reacciones ajenas, modos ineficaces de proceder, que en el momento de redactar pasan inadvertidos. Posibilita también identificar vacíos, carencias, que de otra forma tardarían en descubrirse (Taylor y Bogdan 1998). Desde esta perspectiva, el diario es una herramienta que permite controlar el curso de la investigación y reorientar su sentido, lo que le aproxima a los dietarios propuestos por la tipología de Sanjek. Ese ejercicio de relectura abre la posibilidad de reconocer la forma en que evolucionan las notas mentales del investigador/a. Los planteamientos iniciales suelen caracterizarse por una cierta ingenuidad. La forma de concebir el objeto de estudio se transforma. Mejora con el tiempo. El diario constituye el testimonio del proceso de maduración intelectual y analítica de quien lo redacta.*

 Revista de Trabajo Social,Dirección para correspondencia: ,Caja Costarricense de Seguro Social ,Sección de Trabajo Social. ,Oficinas Centrales. San José, Costa Rica.http://www.binasss.sa.cr

Universidad de Costa Rica,Facultad de Ciencias Sociales,Escuela de Trabajo Social.http://www.ts.ucr.ac.cr

*Carolus Brigantinus Barbatus

2 comentarios en “Guía para elaborar el Diario De Campo (*incluye plantilla)”

📋 Las ideas importan,Déjanos un Comentario